¿Hay vida después de la muerte?

La muerte se define como el límite de la vida, en donde el organismo es incapaz de sostener su homeostasis, sobreviniendo así el daño definitivo y el cese de todas las funciones vitales, esto según García-Rillo, García-Pérez y Duarte.

La creencia de que hay vida después de la muerte sostiene que el espíritu o su conciencia continúa después de la muerte física del individuo. Diversas culturas desde la prehistoria han tenido sus respectivas creencias sobre que sucedía con su vida después de la muerte. Por ejemplo, los vikingos creían que los guerreros caídos en batalla irían al Valhalla, donde beberían junto con sus compañeros y el Dios Odín.

A diferencia de lo que se cree, no solo las religiones son las que han planteado esta creencia: la metafísica y el esoterismo también la plantean. En la filosofía también se han planteado conclusiones relacionadas al tema.

Sócrates, filósofo de la Antigua Grecia, opinaba que la muerte es sólo la separación del alma y el cuerpo, siendo un bien para el alma, ya que el cuerpo le engaña y le induce a equivocarse. Esta se lleva los valores y costumbres aprendidos en la vida terrenal, y al ser juzgada se decide su destino. Si fueron injustas, reencarnaran en animales salvajes, si no, el alma ira con los dioses o reencarnaría en buenas personas. Platón opinaba diferente: al morir el alma vuelve a su origen divino, a lo que él llama el mundo “inteligible”.

¿Hay vida después de la muerte?

Diferentes concepciones de la vida después de la muerte

Reencarnación: es la creencia en que el alma o espíritu de la persona, al abandonar el cuerpo, vuelve a uno varios cuerpos diferentes, pudiendo ser de humanos, animales o vegetales. Esta idea predomina en las principales religiones orientales, de diferentes formas:

  • En el hinduismo, la calidad de la reencarnación dependerá de las acciones tomadas en vida, a esto le llaman karma. Los que cometieron malas acciones reencarnan en insectos o árboles, y quienes se consideran peores casos, en vidas desgraciadas. La liberación de la reencarnación en el hinduismo se alcanza después de haber expiado o superado el peso de su karma, y el alma alcanza el Brahma (Dios).
  • En cambio, en el Sijismo, si cometiste malas acciones, seguirás reencarnando eternamente. Esta religión ve la transmigración del alma como necesaria para purificarse y estar con Dios.
  • El Budismo, al igual que en el hinduismo, la reencarnación está relacionada con un cargo o castigo, ya que el renacimiento es visto como una desgracia. Si la muerte tomó de forma sorpresiva a la persona, tendrá que reencarnar para no dejar asuntos pendientes. Cabe la posibilidad de que quien reencarna lo haga en dos o más cuerpos diferentes.

Cielo e infierno: la idea del paraíso está presente en la mayoría de las religiones, ahí es donde habitan los ángeles, santos, ancestros, dioses. Esta creencia no se contrapone con la reencarnación, pues en la mayoría, luego de reencarnar una determinada cantidad de veces, se va al “paraíso”. Su contraparte es el infierno, un lugar destinado para el castigo.  Algunas religiones lo ven como un destino eterno y otros como una estadía temporal.

¿Qué dice la ciencia sobre esto?

La ciencia no ha probado la existencia de algo más después de la muerte. Sin embargo, esto no evita que existan experiencias que hagan dudar a las personas.

Por ejemplo, personas en pleno proceso de reanimación que afirman haber visto desde afuera como los reanimaban, o que luego de mucho tiempo de haber sido declaradas muertas, despiertan. Este es el caso del Síndrome de Lázaro , donde una persona, luego de haber recibido reanimación es declarada muerta, pero despierta en unos minutos o incluso el día siguiente. Solo se saben de 38 casos desde que se registró en 1981 y se cree que ocurre por una mala práctica en la reanimación cardiopulmonar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: