La Sábana Santa de Turín: la historia de la Síndone

La Sábana Santa, ubicada ahora en Turín, se trata de una pieza arqueológica que ha dejado un debate abierto por siglos entre científicos y creyentes. En esta tela de lino quedó plasmada la evidencia de un cuerpo, similar a lo que pudo ser el de Jesucristo luego de su crucifixión.

Además, los evangelistas mencionaron su existencia como la mayor muestra de existencia de Jesús de Nazaret; desconociendo que tiempo después se le condenaría a ser una falsificación.

La historia de la Síndone

La historia de la Síndone, el Santo Sudario, la Sábana Santa o Sudario de Turín, está compuesta de diversas teorías, para responder a su existencia y llegada hasta Italia. Cada argumento en su cronología se basa en creer y deducir, pese al testimonio de evangelistas, estos nunca mencionaron que dicha manta tuviera rastros del cuerpo.

La primera pista de la Síndone apareció en Edessa, permaneciendo allí hasta el siglo III. Más adelante se tiene rastro de una manta con el rostro de Jesús en Constantinopla. Se desconoce si se trata del mismo sudario, pero en el siglo X se registra la entrada de una reliquia con esta misma descripción, como parte de un trato. Luego de un acuerdo con el emperador bizantino y el poder musulmán, que para la fecha habían tomado Edessa (Turquía). Hasta este punto, de la manta sólo se mostraba la parte que guardaba el rostro de Jesús y así se corrió la voz. La presión de las personas llevó a que se extendiera la tela cada viernes en misa para devoción de los creyentes.

Reliquia lucrativa

Lo que sería la única muestra auténtica de Jesucristo, se perdería tras los saqueos de la cuarta cruzada, se cree que fue resguardada por la Orden del Temple en secreto. En 1355 aparece en Lirey, ahora pertenecía a Geoffroy de Charny, para la época, las reliquias, pinturas y evidencias religiosas atraían aglomeraciones de personas. Esto generaba ingresos por hospedajes, donaciones y cualquier aporte de fieles con tal de ver de cerca a la Síndone. Durante este tiempo se planteó su prohibición, el obispado de Troyes alegó que habían investigado la procedencia de la misma y que se trataba de una pintura más.

Tiempo después, los Charny se vieron obligados a venderla al Duque de Saboya por falta de recursos, el Duque le construyó una capilla, donde quedaría intacta luego de un incendio. Esto disparó la fe que envolvía a la sábana, pero al mismo tiempo aumentó su resguardo, fue trasladada desde entonces a Turín.

La Sábana Santa de Turín: la historia de la Síndone

La ciencia se involucra

Fue en 1988 cuando por primera vez la ciencia interfiere para dar respuesta de alguna manera a la existencia del sudario y la fecha del mismo. A través de un estudio con radiocarbono, se develó que la Sábana Santa había sido creada entre 1262 y 1390, por ende no coincidía con la pasión de Cristo. Sin embargo, luego se cruzaron opiniones que ponían en duda la certeza del estudio, el físico John Jack dijo que el incendio al que sobrevivió la manta alteró su tejido. Esto ocurrió en 1500, por ende los resultados arrojados podrían carecer de fiabilidad. Luego se pronunció Raymond Rogers, en 2005, el químico aportó que la síndone original pudo haber sido manipulada, incluso algunos otros científicos apoyaron su teoría de formación.

En el 2018 un estudio forense retoma lo que alguna vez se mencionó sobre la síndone, que no es más que un objeto medieval y se le puede resguardar como tal. Para muchos forenses la forma tan precisa en la que están dispuestas las manchas no concuerdan con la de un cuerpo real. En esta última ocasión, recalcan la idea de que gran parte de las manchas han sido creadas, poniéndola como una obra pictórica sin autor.

Descubre también en Otras Fronteras la verdadera historia de Nicolas Flamel y la Piedra Filosofal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: