La verdadera historia de Nicolás Flamel y la Piedra Filosofal

En el mundo de la alquimia, la piedra filosofal es la sustancia que todo el mundo ha buscado crear desde hace miles de años. Esta tiene la increíble capacidad de transformar metales comunes en oro, además de brindar el elixir de la juventud y vida eterna.

Esta era la meta de todo alquimista, y puede que uno de ellos lo haya conseguido, el alquimista y erudito Nicolás Flamel, quien, con la ayuda de su esposa, presuntamente habría podido crear la piedra filosofal y transformar mercurio en plata y oro. ¿Quién fue este enigmático personaje y que pasó con él? A continuación, lo descubriremos.

También te puede resultar interesante conocer a los Illuminati.

¿Quién fue Nicolás Flamel?

Nacido en Pontoise, Francia, en el año 1330, Nicolás Flamel fue un joven brillante, desde edades tempranas se le facilitaron los idiomas y las ciencias. Su primer trabajo fue de “escripvain”, una labor que parecía ser una especie de mezcla entre abogado, periodista y escritor; su deber era el de escribir leyes en la capital francesa, Paris. Si bien era un trabajo muy respetado, los ingresos generados por este no lo reflejaban, por lo que tomó la decisión de conseguir un mejor trabajo, logrando convertirse en un bibliófilo, trabajando con el rey de Francia de ese momento Juan II. Gracias a esta profesión pasó una gran parte de su vida leyendo sobre una gran variedad de temas. Esta posición también le fue útil para conocer a muchas personalidades importantes de la época.

Gracias a su gran determinación y la pasión desmesurada que sentía por la inteligencia terminó convirtiéndose en un erudito. Posteriormente contrajo matrimonio con una joven viuda conocida como Pernelle, con quien compartió por toda la vida, aunque lamentablemente nunca pudieron tener hijos. Pernelle se volvió su ayudante, aprendiz y confidente con quien por muchos años trabajó en la alquimia.

La verdadera historia de Nicolás Flamel y la Piedra Filosofal

Una época difícil para ser alquimista y erudito

Algo con lo que Nicolás Flamel tuvo que luchar gran parte de su vida fue con la iglesia católica. Debido a que todo conocimiento relacionado a las ciencias antiguas, mitologías o ciencias ocultas eran vistos con muy malos ojos y se les consideraban pecados graves, en especial la alquimia era aborrecida en esa época, y todo aquel que se dedicara a su estudio era perseguido y criticado.

El libro que cambio la vida de Nicolás Flamel

En su tiempo de bibliófilo, Nicolás Flamel jamás rechazó la oportunidad de obtener nuevos conocimientos. Un día un extraño le ofreció un libro muy peculiar y antiguo por solo 2 florines, cuando empezó a estudiar este libro, Flamel sintió que era la primera vez que el conocimiento le ofrecía resistencia. El mismo describió este libro como un libro completamente diferente a los demás, muy antiguo y hecho de suaves cortezas, escrito en un antiguo idioma que no lograba comprender. Este fue el libro que lo encaminaría por el camino de la alquimia.

La trasformación de mercurio en oro

Según esta historia, en el año 1382, Nicolás Flamel, en compañía de su esposa, conseguiría una increíble hazaña, transformar medio kilo de mercurio en plata, un par de meses más tarde, habría conseguido hacer algo similar, solo que esta vez, lograría transformarlo en oro puro.

Flamel y la piedra filosofal

En su libro “La exposición de las figuras Hieroglíficas”, describe su descubrimiento como una especie de piedra o cristal translucido con un color rojizo que parece manar un líquido de su interior . Según sus anotaciones, tenía propiedades mágicas. Es imposible comprobar a ciencia cierta si este descubrimiento es real, pero es el único alquimista que ha llegado siquiera a describirla.

¿Qué paso con Flamel?

Hasta la fecha, no se sabe que paso con Nicolás Flamel, solo se sabe que su esposa murió primero que él, cerca del año 1418. El cuerpo de Flamel jamás fue encontrado, simplemente desapareció con gran parte de su investigación, lo que para muchos podría significar que encontró la piedra filosofal y con ella la fuente de la vida eterna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: