Nombres de demonios y su significado

Según el cristianismo, los demonios son seres malignos que están en la tierra para corromper la pureza de los seres humanos. Por ello, son la representación del mal, de los defectos, vicios y muchos otros aspectos negativos que se han apoderado de la humanidad. Se dice que cada ángel caído está conectado a un santo.

Qué es la demonología

Es una rama que se desarrolla en el campo de la teología. Esta especialidad estudia lo referente a los entes demoníacos, desde su origen hasta su clasificación, cualidades, relaciones y naturaleza. Esta doctrina, se ocupa especialmente en demonios de origen cristiano, de contar los detalles de cada uno.

Demonología

Desde cuándo existen los demonios

Según la historia, fue con la caída del ángel Lucifer en la tierra, que apareció la maldad. Este ángel se reveló contra Dios y, por ello, fue expulsado del cielo, trayendo consigo el caos y destrucción de la bondad de los seres humanos. Sin embargo, cada civilización tiene sus creencias e historias. Por ejemplo, para los antiguos griegos, un demonio no estaba relacionado con la maldad, todo lo contrario, se utilizaba para distinguir al más sabio de todos. Pero para muchas otras culturas, existen diversos seres malignos llamados demonios.

Nombres y significados de los demonios

Aunque existen muchos demonios, hay algunos que han sobresalido en la historia de estos malignos seres, por su gran capacidad para hacer el mal. Algunos de ellos son:

Lucifer, el ángel caído

Obviamente la lista debe iniciar con este demonio, que es uno de los más conocidos por la mayoría. Ya que este es el señor de todos los demonios. Es tan conocido, que en la propia biblia se habla de su existencia.

Según la historia, Lucifer era el ángel más hermoso y poderoso, pero también el más arrogante, al punto, que llegó a revelarse contra Dios. Debido a esto, fue expulsado del cielo y enviado al infierno.

Este demonio es la mayor representación del mal y tiene la capacidad de convertirse en diversas entidades malignas, por ello, se conoce con varios nombres, como: Luzbel, Historison o Satanás.

Belcebú, uno de los príncipes del infierno

También conocido como Beelzebub, su nombre es derivado de Baal Zebub, que significa “el señor de las moscas” o “amo del infierno”, es uno de los demonios más antiguos y con mayor referencia en la historia. Es tan poderoso, que tiene un lugar entre los siete príncipes del infierno, muy cercano a Lucifer. Representa el pecado capital que hace referencia a la gula. También tiene la denominación de “amo de la inmundicia”, que el propio Satanás le dio.

Mammón, hijo del demonio

Mammón, conocido como “El hijo del demonio”, que representa el pecado de la avaricia, simboliza el amor por el materialismo y la codicia. Este demonio es adorado por quienes sienten obsesión por el dinero.

Leviatán, un príncipe más del infierno

Es el demonio representante de la envidia, otro de los pecados capitales. Se trata de una entidad en forma de dragón que habita en las profundidades del mar. Es uno de los príncipes del inframundo.

Asmodeo

Es el demonio que despierta la lujuria en todo su esplendor, llevándolos a sentir deseos y placeres sin límites, tienta al desenfreno y la lascivia. También es posible encontrarlo con diversos nombres y poderes.

Amón, el demonio de la ira

Este es otro de los amos del infierno y es el mejor representante de otro de los pecados capitales, es “el demonio de la ira”. Se encarga de llevar la ira y el descontento entre los humanos. Puede aparecer representado por un búho con dientes de perro o con la forma de un hombre con cola de serpiente y la cabeza de lobo. Es tan poderoso, que comanda cuarenta legiones de demonios.

Belphegor o Belfegor

Según los estudios de la demonología, este es el demonio de la pereza y es conocido por inducir a las personas hacia lo fácil, impulsándolos a rendirse fácilmente.

Behemoth

Conocido también como Bégimo o Bahamut, esta bestia aparece en la Biblia y, su representación no es muy clara, solo se dice que es una figura imponente y grande, tanto como un elefante, hipopótamo, cocodrilo o un dinosaurio. Por lo que, es considerado la representación del mal en general. Según la historia de la 

Edad Media, Behemoth es uno de los demonios más poderosos del Infierno.

Belia

Este es otro de los príncipes del infierno y es el “el señor de la corrupción, del orgullo y la arrogancia”. En principio había sido considerado como entidad de Satanás, pero luego se denotó como una identidad independiente.

Lilith

Según la cultura judía, Lilith fue la primera esposa de Adán. Luego se convirtió en la amante de Satanás y de muchos otros demonios. Con el pasar del tiempo, se convirtió en un demonio capaz de raptar niños y de seducir hombres. Su representación es la de una hermosa y seductora mujer con cabello largo rojizo o rubio.

Diablo

Este es el nombre más común para cuando se hace referencia al demonio. Es posible que el origen de ese nombre provenga del griego “Diabolos”, que significa  “calumniador” o “acosador”. Según lo que narra la Biblia, este es uno de los ángeles de Dios que sucumbió a la maldad.

Jaldabaoth

Se dice que este es otro de los hijos de Dios, que se convirtió en un ángel caído por el sentimiento de envidia que se le despertó hacia los seres humanos. Según algunas culturas, es consideran el peor enemigo de Dios y un demonio muy poderoso.

Astaroth

Es otro de los poderosos duques del Infierno, que incita a la vanidad y la lujuria. Su representación es la de un hombre desnudo, que lleva una corona en la cabeza, se presenta con alas, pies y manos de dragón.

Este demonio resalta por dominar múltiples lenguas. Además, se dice que forma parte de la “Trinidad infernal”, junto a Lucifer y Belcebú.

Balam

Este demonio, también es un príncipe del infierno que se presenta con cara de mujer y lleva puesta una brillante corona de joyas. Controla un gran ejército de 200 ángeles rebeldes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: