¿Qué significa soñar con tortugas?

Las tortugas  son animales que han estado durante millones de años, siendo el reptil más antiguo en la tierra, y la “Odontochelys” la especie más longeva, viviendo en Asia meridional en el Triásico, hace 220 millones de años.

Se caracterizan por poseer un caparazón duro y ser muy lentas,  además de poder ser acuáticas o terrestres.

Soñar con tortugas no es raro si la persona vio una película, un libro o un documental de este animal, pues es común verlas en la cultura popular. Durante el sueño, el cerebro procesa todas las experiencias vividas a lo largo del día, sin embargo, si no estuviste en contacto con nada relacionado con tortugas, entonces los sueños pueden deberse a otra cosa.

De forma general, a las tortugas se les relaciona con la sabiduría y paciencia, pues son seres que pueden vivir por una larga cantidad de años y que se mueven lentamente, tal como lo haría un anciano. También se les asocia con la prudencia, una vida libre de enfermedades, seguridad y la cautela.

Por otra cosa por la que son conocidas las tortugas es por que, al sentirse en peligro, se esconden en su caparazón, lo que puede ser un reflejo de una personalidad introvertida o temerosa que busca aislarse.

¿Qué significa soñar con tortugas?

Significado de soñar con tortugas de diferentes tipos

  • Con tortugas marinas: como su nombre indica, estas tortugas pasan la mayor parte de su vida en el mar, y solo salen para poner sus huevos. Una persona que sueñe con este tipo de tortuga puede estar sintiendo un distanciamiento con sus seres queridos, reflejado en la inmensidad del océano. Sumado a esto, quizás estés escondiendo tus emociones y necesites desahogarte con alguien.
  • Con tortugas de tierra: este tipo de tortuga siempre permanece en contacto con la tierra, y soñar con tortugas de tierra se asocia con personas que tienen sus ideas claras y bien definidas, con “los pies sobre la tierra”. Esta persona quiere tenerlo todo controlado, por lo que puede ser una lectura tanto positiva como negativa.
  • Con tortugas grandes o gigantes: entre más grande es la tortuga, más pesada y lenta anda.  Si sueñas con una tortuga muy grande, probablemente seas una persona muy discreta y reservada, paciente y que no tienes apuros en ver resultados.
  • Con tortugas pequeñas: representan lo contrario al caso anterior. Ponen en evidencia la poca capacidad de espera  para alguna meta establecida, ya sea en cuanto a relaciones familiares, afectivas o laborales.
  • Con una cría de tortuga: esta clase de sueño señala deseos de tener hijos o de establecerse con una persona. En las mujeres, soñar con tortugas bebé puede indicar que está en periodo fértil. Además,  se relaciona con una personalidad protectora. Si en cambio, el sueño trata de una tortuga naciendo, además de la procreación, se asocia con la gestación de nuevos planes o inicios de nuevos ciclos en tu vida.
  • Con tortugas muertas o heridas: la muerte o enfermedad del animal refleja una voluntad débil, donde puede que permitas que sean los demás quienes tomen decisiones sobre tu vida. Esto puede producirte una sensación de caos y miedo en tu vida.
  • Con tortugas que intentan atacarte: o si tú intentas atacarla, da a entender que estas decidido en cumplir tus metas y no dejarás que ningún obstáculo te detenga en tu cometido. También puede representar ansiedad por no poder alcanzar una meta en un tiempo establecido.
  • Con una tortuga corriendo: quiere decir que estás actuando de una forma deliberada, egoísta o violenta con alguien, sin tomar en cuenta las consecuencias de tus actos o los sentimientos de los demás. Debes desarrollar mayor paciencia al actuar.
  • Con una tortuga con el caparazón roto: hace referencia a que los obstáculos de la vida te están retrasando.  Este objetivo puede ser tanto externo como interno.
  • Con una tortuga volcada: esta posición representa un gran peligro para el animal, pues si no vuelve a su posición, puede morir por el ataque de un depredador o por no poder comer o beber. Por lo que soñar con una tortuga volteada denota una situación difícil donde necesitas ayuda de alguien más para recuperarte.

La tortuga en las diferentes culturas

Al ser animales tan antiguos, han estado presentes en diferentes culturas a través de la historia. Los nativos norteamericanos, por ejemplo, creían que la Tierra había sido creada en el caparazón de una tortuga gigante. Los hindúes también las relacionaban con la creación, pues el mito dice que el mundo es sostenido por una tortuga gigante llamada Akupāra. En la mitología china se dice que la Diosa creadora, Nüwa, le cortó las patas a una  tortuga marina gigante llamada Ao para reparar el Pilar del Cielo.

Hasta en la mitología griega hace presencia la tortuga, con el mito de Quelona, que era una ninfa invitada a la boda de Zeus y Hera, donde todos los dioses y ninfas están invitados. Pero esta no fue pues prefirió quedarse en su casa. Hermes, al advertir esto, fue donde estaba y la encontró bañándose en un río al lado de su casa. Al recriminarle, la ninfa se excusó y enojado, Hermes levanto su casa y le la lanzo, pero en vez de matarla, Quelona se transformó. Su casa se encogió sobre su espalda, tomó la forma de un caparazón, y Quelona se convirtió en la primera tortuga del mundo.

Otro mito griego habla del “Aspidochelone”, una tortuga gigantesca que al estar durmiendo, su caparazón es confundido con una isla. Si bien no era agresiva,  podía representar un peligro para los marineros que decidían desembarcar en ella, pues esta al despertar de su sueño, se sumergía al mar lo que llevaba a los marineros a la muerte. Esta aparece en la mítica narración de Simbad el Marinero,  perteneciente a “Las mil y una noches”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: